La historia del grafiti de la mano de ‘Street Art Málaga’

Vivir el arte urbano a través de proyectos tan apasionantes como Street Art Málaga es lo que se propusieron hace menos de un año dos jóvenes malagueños, Alejo Tomás y Natalia Pérez. Una idea pionera en Andalucía y que, poco a poco, se está convirtiendo en una actividad cultural de referencia en Málaga.

En marzo de este año, Natalia y Alejo decidieron dejar sus trabajos estables para invertir en este proyecto cultural, dedicándole mucho trabajo y esfuerzo para ofrecer contenidos de calidad y dar a conocer a los diferentes artistas que han plasmado su obra en fachadas de edificios, paredes y otros rincones de la ciudad.

‘Street Art Málaga’ nace con la máxima de hacer llegar la cultura a todo el mundo a través del arte urbano. Un proyecto que comenzó como un ocio para los dos, y que les proporcionaba un dinero extra mientras mantenían sus respectivos trabajos.

La empresa parte de la necesidad de explicar la ciudad y los movimientos artísticos que allí tienen lugar. El proyecto arrancó, en un principio, gracias a AirBnB Experience donde ofrecían sus servicios centrándose en los barrios del Soho-MAUS y de Lagunillas. Una idea que ha ido transformando, una y otra vez, el concepto original del producto, cambiando y evolucionando para llegar a los participantes de una forma más eficaz e interesante.

Desde sus inicios, el proyecto tuvo una gran acogida y tras varios meses compatibilizándolo con sus trabajos, decidieron que era hora de dedicarse a él por completo. En esta idea, Natalia aporta la faceta más sensible y creativa y Alejo la más analítica y técnica, dando como resultado un equipo muy completo y compenetrado.

Captura de pantalla 2019-09-24 a las 19.49.52
Natalia durante uno de los tours por el barrio del Soho-MAUS. / Foto: Street Art Málaga

Alejo Tomás es Ingeniero de Telecomunicaciones y Arquitecto Tecnológico y durante años trabajó para empresas y multinacionales en España y el extranjero. Pero su pasión por viajar y conocer el mundo le llevó a emprender en febrero de 2010 el proyecto ‘21wonders‘, que consistía en visitar las siete maravillas del mundo moderno así como las 14 finalistas. En 2014, Alejo cumpliría su sueño de dar la vuelta al mundo durante más de 300 días.

Por su parte, Natalia Pérez es Historiadora del Arte y ha trabajado en los principales museos de Málaga (el CAC, la Fundación Picasso o el Museo Ruso) y siempre tuvo la creencia de que tenía que trabajar para alguien, reconociendo que el objetivo «era quedarme en un museo toda la vida» hasta que conoció a Alejo y comenzó a «tener esa inquietud» de saber que «había un mundo más allá de resignarse a trabajar en un museo». Y señala, que «tienes que ser muy valiente para dar este paso y salir de todo lo que es el sistema».

Alejo comenta que mucha gente puede ver este proyecto como «un agente gentrificador» de la ciudad, pero una de las filosofías de ‘Street Art Málaga’ es siempre optar por «hacer grupos pequeños, [y] no impedir el paso a las personas», evitando ser una molestia para los vecinos de la zona.

Alejo y Natalia admiten que ellos comenzaron realizando los primeros recorridos a través del modelo de free tourspero enseguida se dieron cuenta de que aportaban más cosas negativas que positivas, justificando que con grupos muy grandes se perdía el ritmo de las visitas, la cercanía con los participantes y se limitaba la información que recibían.

Actualmente, desde ‘Street Art Málaga’ se ofrecen dos tours: el del Soho-MAUS, el más reconocido; y el del BoulevArt, situado en el bulevar Adolfo Suárez y que une la zona de Cruz del Humilladero y la Carretera de Cádiz. Además, cuando la zona sea accesible, quieren abrir un nuevo tour en la zona del Guadalmedina que cuenta con más de 1 kilómetro de expresiones artísticas en forma de grafitis. Además, como señala Natalia, otro de los barrios que tendrá un futuro auge en el arte urbano será La Palma Palmilla, uno de los barrios más desfavorecidos de la ciudad.

 

DSC_0290
Natalia y Alejo posan una de las zonas artísticas del barrio del Soho-MAUS. / Foto: Leticia de Blas

Aunque el MAUS (Málaga Arte Urbano Soho) se estableciera desde el ayuntamiento como la zona oficial para la expresión artística urbana, en realidad, el gran foco en Málaga se sitúa en el barrio de Lagunillas. Y que se ha convertido en la base de los artistas locales donde encontraron un lugar en el que poder pintar y expresarse. Un barrio que empezó a ver sus primeros grafitis de la mano de artistas impulsoras como Concha Rodríguez, creadora de ‘El futuro está muy grease‘, y Dita Segura.

Pero, según reconocen Alejo y Natalia, el problema de Lagunillas es «que ha muerto del éxito», entrando «en controversia con sus propios valores». Y que ha hecho que un grupo muy reducido se oponga a nuevas expresiones artísticas. Aun así, la mayoría de vecinos se muestra más que encantados con el cambio que ha experimentado el barrio gracias al talento de artistas locales, nacionales e internacionales.

Pero debido a las continuas quejas por parte de algunos vecinos que no están de acuerdo con estas visitas, ‘Street Art Málaga’ decidió que este tour en Lagunillas estaría temporalmente fuera de su oferta, pero siempre invitando a los participantes a que acudan de manera libre y puedan disfrutar de cada rincón artístico del barrio.

 

El arte urbano para valorar al artista local

Natalia reconoce que «en Málaga se valora muy poco al artista local», y que en la ciudad  «hay tanta gente buena que hace cosas maravillosas» pero que se enfrenta a un problema endémico: trabajar gratis.

También se plantea otra crítica ante aquellos artistas que carecen de una formación reglada en arte y que se dedican profesionalmente a él, ya que, en realidad, la mayoría de ellos parte de la esencia autodidacta. El Alfil o Lalone son ejemplos de artistas locales que han crecido gracias a su trabajo como autodidactas. Por eso, tanto en el arte como en cualquier otro sector profesional lo que importa es saber hacer las cosas bien, sin necesidad de tener en cuenta los estudios que cada persona pueda incluir en su currículum.

En muchos casos, también ocurre que un mismo artista tiene dos o más nombres artísticos, dependiendo de si la obra está pagada por una determinada entidad o si se realiza sin ningún tipo de apoyo económico. Un ejemplo de esto lo encontramos en el artista urbano José Luis BogArt, conocido en el mundo artístico como BogArt y en el arte del grafiti como Tenis.

Pero Málaga capital no es el único lugar donde disfrutar del arte urbano. Otros pueblos de la provincia como Torremolinos o Estepona están empezando a darle más valor a las expresiones artísticas en forma de grafitis.

Además de los tours, ‘Street Art Málaga’ también apuesta por talleres con niños y adolescentes tanto en los centros educativos como a través de colaboraciones con colectivos como la asociación Arrabal. Porque, a fin de cuentas, como reconoce Natalia, lo importante es educar y enseñar en qué consiste este arte.

Un proyecto cultural que invita a locales y visitantes a sumergirse en la historia del arte urbano para conocer una ciudad más allá de las clásicas y manidas guías turísticas.